miércoles, 17 de febrero de 2010

ESTRATEGIAS DE ENSEÑANZA DE LA MULTIPLICACIÓN

ENSEÑANZA DE LA MULTIPLICACIÓN




Introducción
La formación matemática que permita a cada miembro de la comunidad enfrentar y dar respuesta a los problemas matemáticos que se presentan en la vida moderna dependerá en gran medida de las habilidades y nociones desarrolladas durante la educación primaria, así como de los conocimientos construidos dentro y fuera de la escuela. El tipo de experiencias que tengan los niños durante el proceso de enseñanza, estudio y aprendizaje de las matemáticas en la educación primaria, determinará también las actitudes que asuman ante los problemas que requieran el uso de esta disciplina.
El Plan y programas de estudio. Educación básica. Primaria plantea estudiar en las aulas una matemática que permita a los alumnos construir conocimientos a través de la resolución de situaciones problemáticas que despierten su interés y su deseo de búsqueda de soluciones. Asimismo, se pretende que el alumno disfrute al hacer matemáticas desarrollando su creatividad e imaginación.
La comprensión y uso de conceptos matemáticos, el dominio de los algoritmos usuales y la habilidad para resolver diversos problemas se apoya firmemente en la evolución de los conocimientos previos. El papel del maestro es fundamental como mediador entre los saberes de los alumnos, las situaciones de aprendizaje y el conocimiento matemático que tiene rango social.
Por tanto, las situaciones de aprendizaje que los maestros pueden proponer constituyen la materia prima necesaria para generar hipótesis, estrategias y procedimientos por parte de los alumnos. Dada la dificultad para diseñar diversas situaciones de aprendizaje, los maestros de educación primaria cuentan con un repertorio importante en los libros de texto gratuitos y en los ficheros de actividades didácticas.
Una de las tendencias generales más difundidas hoy consiste en el hincapié en la transmisión de los procesos de pensamiento propios de la matemática más bien que en la mera transferencia de contenidos. La matemática es, sobre todo, saber hacer, es una ciencia en la que el método claramente predomina sobre el contenido. Por ello se concede una gran importancia al estudio de las cuestiones, en buena parte colindantes con la psicología cognitiva, que se refieren a los procesos mentales de resolución de problemas.
La multiplicación
Antes de iniciar el desarrollo de la noción de multiplicación, los alumnos deben haber aprendido a contar de dos en dos, de tres en tres, de cuatro en cuatro y de cinco en cinco, tanto en forma ascendente como descendente.En el desarrollo de la noción de multiplicación deben seguirse también las tres etapas metodológicas. En la primera etapa debe haber un trabajo intenso con cantidades discretas (chapitas, palitos, fichas, etc) y cantidades continuas (regletas, áreas cuadriculadas, etc). Siempre sumando grupos iguales de dos, de tres, de cuatro, de cinco.En la segunda etapa con cantidades discretas, por ejemplo, para la suma de tres sumandos iguales, el alumno debe representar gráficamente en su cuaderno y escribir lo siguiente:
oo oo oo
tres grupos de dos es igual a seis
3grupos de 2 es igual a 6
2 + 2 + 2 = 6
3 veces 2 = 6
3 x 2 = 6
Para que las matemáticas puedan disfrutarse, su enseñanza debe incluir informaciones y aplicaciones útiles e interesantes para el niño. Al enseñar matemáticas no sólo se pretende promover aprendizajes significativos, sino también fomentar el gusto por esta asignatura. Esta nueva presentación de la matemática está más cerca de los intereses infantiles; es una matemática atractiva y lúdica, pero también útil y significativa.
La participación del profesor es esencial para el éxito de esta propuesta. Es el organizador, el coordinador de las actividades, el que orienta a los alumnos en las dificultades, quien sugiere fuentes de información y da apoyo adicional cuando es necesario.
 Selecciona problemas matemáticos que sean adecuados para propiciar el aprendizaje de los distintos contenidos.


 Elige actividades para favorecer que los alumnos pongan en juego los conocimientos matemáticos que poseen, graduándolas de acuerdo con su nivel.
La anticipación de resultados, así como el cálculo mental son actividades que deberán desarrollarse durante todo el año, ligadas al desarrollo específico de las lecciones y de la resolución de problemas. Una vez que el niño ha comprendido lo que se desea al plantear un problema, se le debe conducir hacia la estimación del resultado o pedirle que haga el cálculo mental, sin olvidar que tanto la estimación como el cálculo mental sólo adquieren sentido si el niño los compara con el resultado exacto del problema planteado.
La frecuencia con la que se practique este tipo de cálculos permitirá, entre otras cosas, que el alumno discrimine un resultado lógico de otro que no lo es y genere procedimientos propios cuando lleve a cabo operaciones por vías distintas a los algoritmos convencionales.
Solicitar a los niños el cálculo mental aproximado de operaciones o problemas y después verificar sus resultados realizando cálculos escritos o utilizando la calculadora, puede ser una forma habitual de trabajar. Por ejemplo, se pueden plantear algunas preguntas como las siguientes para estimar el resultado de un problema que implique multiplicar 12 x 8: ¿cuál creen que será el resultado? ¿Será más de 100 o menos de 100? ¿Estará entre 100 y 150, o entre 150 y 200?
Después de esta etapa de estimación puede indicarse a los alumnos que calculen mentalmente el resultado exacto. Por ejemplo, sin multiplicar directamente por 8. Es conveniente, después del ejercicio, registrar las diferentes maneras que surgieron del grupo y discutir la estrategia utilizada en cada caso; este ejercicio es sumamente interesante por los resultados que arroja:
12 x 8 = 12 x 4 x 212 x 8 = 12 x 10 - 12 x 2
Por último, los alumnos deberán resolver la operación para verificar sus resultados.



Conclusión
Con esto se concluye que se encauzan los intensos esfuerzos por transmitir estrategias heurísticas adecuadas para la resolución de problemas en general, por estimular la resolución autónoma de verdaderos problemas, más bien que la mera transmisión de recetas adecuadas para la memorización de los procedimientos de la multiplicación y así en base a las estrategias y formas de enseñanza mencionadas anteriormente, se logra una mejor comprensión de la multiplicación.
Siendo así hay que tomar en cuenta que en la enseñanza y el aprendizaje de un concepto es un proceso que suele tomar tiempo; algunos conceptos necesitan de unas semanas mientras que otros meses o aún años. Sin embargo, los alumnos pueden tener acceso a la noción que es un estadio previo al concepto en relativo poco tiempo; para esto, sólo es necesario que los alumnos tengan los conceptos previos indispensables de la multiplicación.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada